Sagrado Corazón 45, mi última creación sonora para una obra de teatro

QLab en La casa de la portera

QLab en La casa de la portera

El quipo de sonido es simple pero en este caso suficiente, una etapa de potencia de 400 watios, un cable minijack a RCA estéreo y 3 altavoces ubicados en el pasillo y en la estancia principal.

Mi trabajo creativo se ha centrado en la idea de larvas energéticas, descritas por Asier Etxeandía, y son una serie de piezas sonoras basadas, en grabaciones reales de agua, filtradas y ecualizadas de forma que se convierten las gotas en punzantes notas agudas, además de una serie de distorsiones sobre pasos y golpes a un suelo de madera.

Por debajo una capa generada con un instrumento virtual de Omnisphere realiza la tarea final de aglutinar esas larvas.

Agradezco el cariño y la profesionalidad de todos-as los participantes en este viaje.